En el año 2008 la Unión Europea puso en marcha un programa que marcaba el 2015 como plazo máximo para conseguir que los 18 millones de personas de todo el continente en riesgo de exclusión residencial puedan tener una vivienda digna. El documento recoge las recomendaciones propuestas.