En un parque un niño observa con indignación cómo la policía pide la documentación de sus amigos y, a continuación, les identifica sólo por ser de un color diferente. Una reflexión divertida sobre la intolerancia y el racismo.